Zapatos de seguridad - trabajo

Los zapatos de seguridad no lleva puntera ni plantilla de protección contra impactos, pero cumple las normas de antideslizamiento y protección hidrófuga. Se utiliza el zapato en lugar de la bota cuando la actividad así lo permita.

 

Los zapatos de trabajo deben de proteger el pie de posibles accidentes laborales como golpes contra objetos inmóviles, caídas de pequeños objetos y ser antideslizantes.

 

Por otro lado, cumplen una función imprescindible aportar confort al pie durante las largas horas de trabajo. Deben de ser aptas para llevarás las 8 horas de jornadas laboral sin sentir molestias, dolores o cansancio. Y permitir que el profesional realice su trabajo con seguridad y sin preocuparse por dolores en los pies. Muchos profesionales pasan largas horas de pie y caminan largos trayectos al cabo del día, es importante que el calzado sea transpirable y flexible, para mejorar la salud de los pies.