Tejidos funcionales: lo más innovador para tu ropa de trabajo

Tejidos funcionales: lo más innovador para tu ropa de trabajo

Cuando elegimos ropa y calzado para el trabajo es importante que además de elementos como diseño y precio nos fijemos en las prestaciones de los materiales en los que están fabricados. De poco sirven un diseño bonito o un precio bajo si las prendas y el calzado no reúnen las características de fabricación que necesitaríamos y que harían que se convirtiese en una buena inversión. La industria textil es una de las más innovadoras y está en búsqueda continua de nuevos materiales que ofrezcan mayores prestaciones y durabilidad al usuario. Así, es frecuente que un tejido novedoso se desarrolle pensando en un ámbito concreto como el deportivo o el de la moda, y gracias a sus prestaciones se termine incorporando con éxito al sector del vestuario laboral.

Lejos ha quedado la época en la que las opciones en vestuario laboral se limitaban casi a elegir entre uniformes de algodón o tergal, en la actualidad podemos encontrar materiales de última generación que hacen que nuestra ropa de trabajo no tenga nada que envidiar a la ropa deportiva o de vestir. A continuación, veremos algunos de los materiales más populares en vestuario laboral:

GORETEX

Es un textil especial de tipo membrana que se ha convertido en un imprescindible tanto en el ámbito de las actividades al aire libre como en el del vestuario laboral.  Uno de los primeros fabricantes de este tejido fue la empresa W. L. Gore & Associates de la que surge la marca registrada Gore-Tex, aunque en la actualidad varios fabricantes han desarrollado sus propias marcas registradas con tejidos muy similares. El material en el que se basa es el epolitetrafluoroetileno expandido (ePTFE), que se utiliza también en la industria aeronáutica, en cirugías vasculares o en la impermeabilización de artículos de electrónica. Las prendas y el calzado que incorporan este tipo de membrana son resistentes al agua, cortaviento y transpirables, ya que al estar formada por millones de poros microscópicos impide la entrada del agua (una gota es de un tamaño mucho mayor que los poros) y permite la evacuación del sudor manteniendo nuestro cuerpo caliente y seco. Otra de las ventajas es la gran durabilidad de este tejido. Con un correcto mantenimiento, los artículos que lo incorporan mantienen sus propiedades térmicas y aislantes durante toda su vida útil.

El calzado de seguridad Goretex se ha convertido en una gran opción en varios sectores laborales, especialmente en aquellos en los que la actividad se desarrolla en el exterior como pueden ser trabajos forestales, jardinería, mantenimiento, puertos y buques etc. en los que se necesita protección térmica y contra la entrada de agua. Este calzado combina la membrana Goretex con otros materiales y tejidos de gran calidad, como la piel con tratamiento hidrofugante, aumentando así sus propiedades impermeables y térmicas.

SOFTSHELL

La traducción de este término (caparazón blando) ya nos indica las propiedades de este tejido que se ha convertido en un indispensable en la ropa laboral. De la misma forma que ocurre con el Goretex, el origen de esta tecnología está en la ropa de montaña y las actividades al aire libre, incorporándose con gran éxito en la fabricación de ropa de trabajo gracias a sus prestaciones.  Dependiendo de la marca o el diseño, este tejido puede estar formado por dos o tres capas. La capa exterior está compuesta de poliéster que repele el agua, la capa intermedia la forma una membrana transpirable, y la interior es cálida, de tejido micropolar.  La principal ventaja de estas prendas es que brindan protección contra lluvia ligera, son transpirables y mantienen la temperatura corporal sin aportar peso ni resultar incómodas ya que son muy ligeras y flexibles.

En el ámbito de la ropa de trabajo las prendas más populares con esta tecnología son las cazadoras softshell, que suponen un elemento novedoso en el sistema de protección por capas ya que se pueden utilizar como prenda exterior si las condiciones climáticas no son muy extremas, prescindiendo así de prendas más pesadas, voluminosas e incómodas. En la actualidad podemos encontrar variedad de diseños para hombre y mujer, incluso modelos que incorporan elementos reflectantes y de alta visibilidad, añadiendo así una funcionalidad más.

Cazadora softshell
Cazadora Softshell

 

RIPSTOP

Cuando elegimos una prenda para el trabajo uno de los elementos que solemos tener cuenta es la durabilidad de la misma. Que sea resistente aumenta la protección que nos brinda y una vida útil mayor la convierte en una mejor inversión. Las prendas que incorporan la tecnología ripstop cuentan con una gran resistencia al desgarro gracias a su tejido formado por un entramado especial de hilos más gruesos y resistentes de lo habitual, dispuestos en forma de cuadrícula. Este diseño evita que se forme un desgarro o rotura en caso de que la prenda sufra un corte, punción o roce, y aporta estructura y robustez gracias al grosor de los hilos. Esta alta resistencia del entramado no le resta ligereza, de hecho durante la II Guerra Mundial se utilizó el ripstop de nylon para la fabricación de paracaídas ante la escasez de telas de seda. Aunque desde entonces el nylon sigue siendo el material más popular para confeccionar el ripstop, también se puede encontrar con hilos de algodón principalmente en prendas deportivas o de poliéster en prendas para abrigo.

Se utiliza con gran éxito en prendas para caza y aventura y en nuestro sector lo encontramos en pantalones laborales y cazadoras de trabajo tanto en la fabricación principal de estas prendas como combinado con otros tejidos de softshell o algodón, reforzando las partes más susceptibles a los roces como pueden ser rodillas, codos y hombros.

THERMOLITE Y COOLMAX

Ambas tecnologías están diseñadas con fibras huecas que proporcionan aislamiento térmico y evacuación de la humedad. En el caso de Thermolite es un tejido térmico formado por un núcleo de fibras huecas de poliéster que proporcionan gran calidez sin aportar peso, ya que estas fibras atrapan el aire templado y mantienen el calor corporal evitando al mismo tiempo la humedad al evaporarla hacia el exterior.  También ofrecen un secado rápido en caso de que se humedezca, manteniéndonos secos, ya que este tejido se seca a una velocidad un 50% superior a la del algodón. Aunque este tejido de fibras se utiliza en diversas prendas especialmente de ropa de montaña, los calcetines de Thermolite se han convertido en una gran opción para completar el uniforme de trabajo en exteriores o como opción en invierno, ya que mantienen los pies calientes y secos, no provocan alergias y no son demasiado gruesos. Si la función del Thermolite es mantener el calor, la del Coolmax es evitarlo y mantenernos frescos, transportando el sudor desde nuestra piel hacia el exterior de la prenda para que se evapore, manteniéndonos secos. Esta fibra de poliéster está formada por unos pequeños canales que transportan la humedad hacia el exterior, manteniendo así nuestra temperatura corporal estable. Su origen está en la confección de ropa de deporte y competición, pero cada vez con más frecuencia se utiliza para fabricar vestuario laboral, como uniformes de cocina, calzado y plantillas.

En Naisa comercializamos las mejores marcas de vestuario laboral y trabajamos con proveedores de estos innovadores tejidos. Visítanos en www.naisa.es  para ver nuestra amplia oferta en ropa y calzado de trabajo que incorporan estas tecnologías y ofrecen las mejores prestaciones.

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Deja una respuesta