Ropa de trabajo para embarazadas

Ropa de trabajo para embarazadas

Escoger la ropa para ir a trabajar a veces puede ser una tarea complicada, aunque la cosa se puede complicar más si estamos embarazadas. ¿Qué ropa ponerse? ¿Cómo elegir la mejor opción? ¿Qué hay que tener en cuenta?

Embarazadas y ropa de trabajo

En primer lugar, variará mucho según en qué fase del embarazo nos encontremos, ya que no es lo mismo estar de dos meses que estar de seis o de siete. Los primeros meses puede decirse que nadie notará el cambio y ni tú misma deberás preocuparte en exceso, ya que la misma ropa que usas a diario te servirá (la barriga aún no habrá crecido).

La cosa ya empieza a cambiar al cabo de unos cuatro meses: los pantalones empiezan a notarse más justos y hará falta empezar a adecuar el vestuario.

Ante todo, lo principal es la comodidad. Si vuestro trabajo implica un tipo de vestimenta especial, tendrás que comunicarlo lo antes posible para que te pueda asignar nuevas tallas o bien tengas que cambiar de tareas. En general será cuestión de ir usando cada vez más pantalones más flexibles y camisetas o blusas más holgadas. Cualquier tienda de ropa especializada en maternidad os podrá ayudar con los consejos que os hagan falta. Si para ir a trabajar necesitáis ropa de tono formal, aprovecha para usar ropa de tonos oscuros y complementos que te ayuden.

Piensa que el embarazo solo dura 9 meses como mucho, de los cuales no todos los meses necesitarás tallas especiales. Intenta hablar con amigas o familiares para ver si te pueden ceder alguna prenda de ropa y así evitar gastar en exceso. También es una buena opción consultar tiendas de segunda mano, tanto físicas como virtuales.

Algunos consejos más:

• Acuérdate de tus pies: los pies son la base de nuestro cuerpo y quienes soportan todo el peso. Es normal que estando embarazada te duelan más, ya que tienen que aguantar más peso, incluso algunas chicas han experimentado crecimiento del pie durante los meses que dura el embarazo. Búscate calzado cómodo que no te oprima y asegúrate que no te roce. No hace falta decirlo pero por si acaso: ¡olvídate de los tacones por unos meses! No se recomienda para nada su uso mientras dura el proceso. Como máximo que sean de 5 cm.

• Busca ropa que sea fácil de poner y de quitar. Ya no solo por las veces que tendrás que ir al baño, sino también para la parte de arriba: evita blusas con cierres en la espalda y cosas por el estilo. Prioriza siempre la comodidad.

• La comodidad también se debe perseguir cuando de ropa interior se trate. Asegúrate que sean de algodón y visita tiendas especializadas para mirar todas las opciones que hay. Existen prendas con refuerzos y también flexibles para ir adaptándose al cuerpo a medida que crece. Evita todo lo que sea a presión.

El embarazo son sólo unos meses, y vale la pena invertir para que puedas pasarlos lo mejor posible: el cuerpo te lo agradecerá.

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Deja una respuesta