Riesgos ligados al medio ambiente: vibraciones

Riesgos ligados al medio ambiente: vibraciones

vibraciones-min

Maquinaria desequilibrada, vehículos pesados, herramientas manuales a motor o transmisiones por engranaje son algunas de las fuentes que originan  vibraciones. Un riesgo que se considera ligado al medio ambiente y sufren durante largas jornadas laborales muchos profesionales.

La vibración mecánica se define como una oscilación de las partículas de un cuerpo sólido como puede ser un martillo neumático. El profesional que trabaja con estas herramientas percibe la vibración como un movimiento. Para medir la magnitud de una vibración y medir su riesgo para el trabajador se tienen en cuenta dos parámetros: la frecuencia y la amplitud.

Por tanto, con estos parámetros, se establecen vibraciones de alta y baja frecuencia. La primera, provoca problemas en las articulaciones, incluso en brazos y piernas. Mientras la segunda, afecta al oído interno y reduce los tiempos de respuesta del trabajador.

Existen profesiones que a simple vista parecen no sufrir este riesgo, pero se enfrentan a él cada día. Por ejemplo, los vehículos de transporte de pasajeros. Los conductores de autobuses escolares o interurbano sufren de lumbalgias, hernias o pinzamientos discales a causa de las vibraciones de baja frecuencia. Otros conductores que permanecen largas horas al volante, viajando con pasajeros de una ciudad a otra, pueden sufrir problemas neurológicos, como variaciones del ritmo cerebral o trastornos en la visión por la resonancia.

En la actualidad, el Real Decreto 1311/2005, de 4 de noviembre, sobre protección de la salud y seguridad de los trabajadores frente a los riesgos derivados de la exposición a vibraciones recoge el nivel de acción y el nivel límite. Por un lado, el nivel de acción trata las medidas que deben aplicarse para reducir la exposición a vibraciones. Por otro lado, el nivel límite hace referencia al valor de riesgo que no debe superarse y debe evitarse si se trabaja sin protección.

Evitar daños ante las vibraciones

Como todos los riesgos, ante las vibraciones también deben de aplicarse medidas preventivas. En cuanto al ejemplo mencionado, vehículos de transporte de pasajeros, se puede actuar sobre la fuente emisora, el autobús. La finalidad es minimizar las vibraciones que perciben normalmente a través del asiento o debido al mal estado del pavimento.

Para minimizar la fuente de la vibración, el vehículo deberá de pasar el mantenimiento periódico, tanto de los amortiguadores como del asiento del conductor. En caso de encontrar deficiencias, ser corregidas.

Dependiendo de la edad del vehículo, es posible que se reciban vibraciones del volante. En tal caso, se aconseja renovar el autobús y eliminar la fuente de emisión. Pero si no es posible, existen guantes que protegen ante las vibraciones.

Los conductores que tienen a su cargo la vida de 50 personas en la carretera deben de minimizar riesgos como las vibraciones, ya que requieren su atención en la conducción y una vibración del asiento o recibida del volante puede provocar distracciones, molestias y accidentes indeseados.

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Deja una respuesta