Riesgos ligados al medio ambiente: radiaciones

Riesgos ligados al medio ambiente: radiaciones

radiaciones

Los trabajadores a lo largo de su jornada laboral se encuentran expuestos a múltiples riesgos laborales, algunos con carácter ergonómico, otros ligados a la seguridad o a la carga de trabajo. Pero, también, existen riesgos laborales ligados al medio ambiente de trabajo, entre ellos, las exposiciones a radiaciones, clasificado dentro de contaminante físico.

Los contaminantes físicos se atribuyen a formas de energía que pueden encontrarse en el medio ambiente y ocasionar daños a la salud, por ejemplo, el ruido, las vibraciones y las radiaciones.

Todos sabemos que es el ruido, una vibración o estar sometido a temperaturas extremas, sin embargo el concepto de una radiación es más complejo de entender. Las radiaciones son formas de transmisión de energía, tanto en forma de ondas como de partículas subatómicas. Aunque no nos damos cuenta, en nuestro día a día estamos sometidos a pequeñas radiaciones, tanto naturales como artificiales, sin ir más lejos el campo magnético de la Tierra es una forma de radiación.

Las radiaciones pueden ser ionizantes, más conocidas como aquellas radiaciones electromagnéticas con una alta frecuencia y energía. Estas pueden encontrarse en elementos químicos como el uranio de forma natural y en las instalaciones de centrales nucleares o en los rayos X de forma artificial. Los trabajadores que se encuentran expuestos a estas radiaciones artificiales corren graves riesgos para la salud, dado que la sustancia radiactiva permanece en el organismo tras su exposición, ocasionando vómitos, alteraciones celulares irreversibles o malformaciones en la descendencia, incluso a largo plazo cáncer.

Por otro lado, existen las radiaciones no ionizantes, que tienen una baja energía y no provocan daños para salud semejantes a los anteriores. Estas radiaciones son mucho más comunes y las encontramos en nuestro hogar al usar el microondas o el móvil. Además, se localizan, entre otros, en puestos de trabajos relacionados con hornos industriales o fundiciones.

Prevenir las radiaciones ionizantes

Al mencionar instalaciones nucleares muchos de nosotros pensaremos en la serie The Simpson y su protagonista, vestido con un mono amarillo y manejando sin mucha precaución materiales altamente peligrosos. En la realidad, las instalaciones de este tipo deben extremas las medidas de prevención y seguridad de sus trabajadores, desde los equipos de protección individual hasta el entorno laboral, sin olvidar una formación adecuada. Por supuesto, cumplir con la normativa vigente como el Real Decreto 783/2001, de 6 de julio, por el que se aprueba el Reglamento sobre protección sanitaria contra radiaciones ionizantes.

Con el fin de evitar que los trabajadores estén expuestos por encima de los límites admisibles de radiaciones ionizantes, se aplican varias medidas preventivas.

 Tiempo de exposición

Es importante conocer y permanecer expuesto al riesgo un tiempo limitado. Para ello debe de conocerse bien el desarrollo de la tarea, estar provisto antes de comenzar a realizarla de las herramientas adecuadas y realizar aquellas tareas preliminares fuera de la zona de influencia.

Distancia al foco

Siempre que se pueda, es recomendable utilizar herramientas que permitan al profesional trabajar a distancia, evitando estar dentro del alcance del riesgo. Además, se deberá señalizar la zona de riesgo, para que no se deambule por ella sin protección y sin conocimiento de causa. Incluso en algunas tareas, se deberán de instalar paneles de vidrio para evitar que las radiaciones se disipen y amplíen su rango de afección.

Blindaje de la zona

Igual que los paneles de vidrio, el entorno de trabajo deberá estar protegido por planchas de plomo portátiles y recubrimientos fijos de plomo tanto en paredes como puertas.

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Deja una respuesta