La cocina, un pequeño espacio y numerosos riesgos

La cocina, un pequeño espacio y numerosos riesgos

cocina-min

La hostelería alberga varios puestos de trabajo camarero, limpieza, barman… Pero el que asume más riesgos y es imprescindible es el chef y su equipo de cocina.

Dicen que la cocina es un arte, una disciplina donde el estrés es máximo y en un corto periodo de horas se vive con a gran velocidad. Sin importar si es un restaurante de lujo, con 3 estrellas Michelín, o el restaurante de la esquina, cuando los comensales están en la mesa los platos tienen que salir.

Dentro de la cocina la frase que más suena es “oído cocina”, lo hemos visto en ciento de películas y programas televisivos. Pero lo que no vemos o no somos conscientes de ello es del riesgo que asumen cada día un equipo de cocina

Riesgos en un pequeño espacio

Las cocinas, ya sean de grandes o pequeños restaurantes, suelen ser pequeñas y, en ocasiones, una distribución descompensada. Esto hace que el espacio para trabajar sea limitado y los accidentes se pueden producir con mayor facilidad. Además, es un trabajo donde el fuego, las ollas hirviendo y las salsas puede convertir la jornada laboral en un campo de batalla.

Entre los riesgos, se asumen los más comunes como caídas en el mismo nivel por ejemplo al resbalar ante líquidos en el suelo. También son el pan de cada día las quemaduras, bien por sacar con prisas del horno un asado sin utilizar los guantes protectores adecuados, el riesgo de derramar una olla de cocido en ebullición al golpear el mango o bien en encimeras de hornillos el un llamarada más fuerte de lo esperado.

El fuego y el riesgo de incendio está presente en espacios de trabajo como las cocina. Por esta razón, los chef y cocineros, a pesar de ir siempre corriendo de un lado a otro elaborando pequeñas obras de arte, maximizan la precaución, tanto para no sufrir una quemadura como para no lastimar a un compañero.

Por otro lado, todos los hornos y fogones deben quedar correctamente apagados, para evitar escapes de gas que acaben por provocar graves desatinos en el restaurante.

No podemos olvidar los cuchillos de todo tipo. Los cortes son otro de los riesgos clásicos dentro de una cocina. Es común, que las prisas y los pequeños utensilios muy afilados puedan ocasionar cortes en los dedos. Para evitar estos pequeños accidentes los cuchillos, herramientas de trabajo, deben de tener un mango antideslizante. Además, cuando se trata de cortes por usar máquinas, es necesario que estas tengan en regla todas las revisiones y un adecuado sistema de bloqueo.

Cómo protegerte en la cocina

Existente medidas preventivas que eviten estos riesgos que hemos mencionado. Mantener el orden y la limpieza es fundamental para evitar resbalones y disminuir el estrés. Además, se aconseja en grandes cocinas con un equipo numeroso de pinches y cocineros que cada uno tenga un puesto de trabajo asignado, para evitar recorrer toda la cocina y golpear ollas o a compañeros que están manejando herramientas cortantes.

Por otro lado, como equipos de protección individual se recomiendan casacas y uniformes resistentes a los lavados. Tanto para evitar mancharse como para mantener una higiene. Por otro lado, un calzado antideslizante y cómodo, que permita moverse con agilidad y pasar varias horas de pie sin preocuparse por la salud de los pies.

Los guantes también aparecen en el inventario de EPIs. Por higiene, para evitar contaminar los alimentos, se utilizan guantes desechables. Sin embargo, para protegerse de quemaduras, se usan las manoplas, que permiten coger platos del horno sin quemarse. Además, los cortes se pueden evitar utilizando guantes protectores anticortes, sobretodo cuando se manejan piezas grandes de carne o maquinaria.

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Deja una respuesta