Los riesgos de los pescadores habitán en el mar

pescadores

Con la llegada del buen tiempo apetece más pasear, disfrutar de una terraza con unas cervezas y una tapa de marisco. En España disfrutamos de una rica gastronomía dedicada a la marisquería y una amplia gama pescados, todo ello gracias a los pescadores y al sector pesquero.

Siempre pensamos en el pescado cuando tenemos en mente llevar a cabo una dieta equilibrada y tenemos presente el marisco cuando queremos celebrar fechas señaladas. Pero pocas veces nos acordamos de los pescadores y los riesgos que asumen para que disfrutemos de ricos platos.

La pesca es una actividad con una siniestralidad media en España. Sin embargo, los accidentes que se producen entrañan una gravedad mayor que otras profesiones. Además, son accidentes que por desgracia, en muchos casos, acaban en muerte. De hecho, la gravedad de las lesiones se estima por encima de las que se producen en la minería de carbón.  

Riesgos en alta mar

Además de los riesgos generales y compartidos con otras profesiones que asumen los pescadores, por ejemplos, accidentes in itinere. También se producen riesgos marítimos que están derivados de factores como la movilidad del buque en un medio inestable y casi impredecible como es el mar.

El mal tiempo, tormentas y los estadíos propios de alta mar pueden provocar daños en el buque que den paso a la entrada de agua o averías en los motores. Todo esto puede provocar accidentes laborales desde golpes y caídas, hasta el clásico “hombre al agua”.

Por otro lado, existen riesgos biológicos asociados a la pesca marítima. Los pescadores pueden sufrir lesiones cutáneas a raíz de infecciones, alergias, mordeduras o infestación. Las manos son las zonas más vulnerables a los pinchazos de alambres de los cabos y espinas de pescado, así como los dientes de algunos ejemplares marítimos, por esa razón se protegen con guantes especiales.

La gelatina de los peces puede penetrar a través de heridas en los tejidos más profundos, ocasionando lesiones sépticas. Los pescadores suelen no prestar atención a este tipo de lesiones, sin embargo si no se tratan pueden acabar en morbilidad.

Afecciones específicas de los pescadores

Entre las afecciones que pueden sufrir los pescadores encontramos el furúnculo por agua salada. La arena de las redes junto con la sal seca quedan pegadas a los puños de los uniformes de trabajo de los pescadores, esto se va endureciendo y formando una capa que provoca rozaduras en la piel de las muñecas y en el dorso de las manos. Si esta situación se alarga en el tiempo puede ir empeorando hasta infectarse. Para evitar que esto suceda, tras cada guardia se deben de lavar las manos, así como limpiar a conciencia los puños de la ropa impermeable, eliminando todo residuo de sal marina.

Otro riesgo es estacional, está presente entre marzo y noviembre. Se trata del alga rizada que provoca una erupción similar a la dermatitis y que afecta al dorso de las manos, las muñecas y antebrazos. El único tratamiento efectivo es separar al trabajador afectado del contacto con el alga rizada y es aconsejable un cambio de puesto de trabajo para evitar contactos posteriores.

Los peces también pueden ocasionar daños, como claro ejemplo la urticaria por bacalao. Esta es una enfermedad es bastante común en aquellas áreas donde predomina la pesca del bacalao. Este pez parece ingerir arena cuando come, y cuando se destripan un gran númeroes  de peces, esta arena raspa la piel no protegida y las abrasiones se infectan. Las lesiones aparecen como zonas de inflamación con exudados entre los dedos y el dorso de las manos. Esta enfermedad se puede prevenir utilizando guantes de protección. Los guantes de plástico o de látex son mejores que los de algodón

Los riesgos de los pescadores habitán en el mar
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad