La limpieza de piscinas y la inhalación de vapores

La limpieza de piscinas y la inhalación de vapores

limpieza de piscina cloro

Con la llegada de la Primavera y el buen tiempo comenzamos a pensar en el bañador y en cuanto falta para volver a saltar a la piscina. Aunque aún tengamos que esperar unos meses para darnos un chapuzón, los operarios de mantenimiento y limpieza de la piscina ya están manos a la obra. No somos conscientes del trabajo que realizan, dado que al llegar el verano nuestras piscinas están limpias y listas para apaciguar el calor, sin embargo los operarios de limpieza de piscinas asumen, como todas las profesiones, unos riesgos concretos y deben prevenir cualquier incidente.

Los puestos encargados de la limpieza de piscinas realizan dos tipos de tareas. Por un lado, la limpieza diaria de las instalaciones y la limpieza de temporada o anual del vaso. Para la limpieza los operarios utilizan una gran diversidad de productos, como por ejemplo, desincrustantes, anticorrosivos, detergentes, antioxidantes o biocidas, para poner a punto el agua y eliminar cualquier microorganismo.

Protección integral durante la limpieza del vaso 

La limpieza del vaso conlleva el vaciado total del agua de la piscina mediante bombas y la consecuente limpieza con detergentes ácidos. Uno de los mayores riesgos que sufre el trabajador es la posibilidad de inhalar el vapor que desprenden estos detergentes, que son nocivos y tóxicos y pueden atacar a la piel, ojos y vías respiratorias. Por tanto, requieren una protección integral que consiste en un buzo que protege de proyecciones químicas, gafas estancas, máscara completa y calzado especial.

Otro de los riesgos a los que se enfrenta el operario de limpieza de piscinas son el persistente riesgo a incendios. Estos se pueden producir a raíz de un fallo eléctrico o un corto circuito en el cuarto de motores o por la iluminación de la piscina. Este riesgo puede provocar hipoxía o falta de oxígeno, así como inhalar los vapores de los productos tóxicos almacenados.

A pesar de todo ello, según un estudio de Mapfre sobre la situación del sector de mantenimiento y conservación de instalaciones acuáticas en materia preventiva, el riesgo más común de accidente para los trabajadores de este sector con un 27% es el riesgo de caídas, seguido de golpes y cortes con un 21% y la exposición a productos químicos con un 11%.

La exposición al cloro

Quién no se ha metido en la piscina y a comentado “tiene demasiado cloro”. El proceso de cloración del agua es un tratamiento desinfectante, de hecho el más utilizado en las piscinas. El proceso es muy sencillo, cuando se añade cloro al agua, este reacciona con las sustancias disueltas en ella como materia orgánica y amoniaco, generando cloramidas, dando lugar a la desinfección del agua. Según la tabla de Límites de exposición profesional para agentes químicos en España para 2007, el valor límite de referencia en exposiciones al cloro de corta duración (quince minutos) es de 1,5 mg/m3 (0,5 ppm)

Cuando se aplica este producto los trabajadores se exponen a inhalar los vapores y sufrir, entre otros, problema respiratorios. Para prevenir posibles riesgos derivados del uso del cloro en las piscinas, los profesionales  deben de tener actualizadas las fichas del producto que utilizan, así como un manual o instrucciones de su correcto uso. Además, de utilizar el producto en un espacio con una correcta ventilación o en su defecto que disponga de extracción de aire, se usarán equipos de protección individual como máscaras especiales para cloro y gafas panorámicas ajustas a la cara con banda de caucho, como un sólo equipo.

Los operarios de limpieza de piscinas deben de tener una formación adecuada para hacer un correcto manejo de productos como el cloro, para evitar riesgos para su salud y para aquellos que usarán la piscina. Una pequeña subida de los niveles de cloro puede producir accidentes, como el que estuvo a punto de suceder en verano de 2015 en las instalaciones del parque acuático de Benidorm, Aqualandia, donde 13 personas fueron trasladas al hospital más cercano al inhalar gases de cloro.

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Esta entrada tiene un comentario

  1. Anónimo

    Este verano se deben tomar estas y muchas otras medidas de desinfección en este tipo de espacios, donde los contagios pueden ser frecuentes. Muy buen post. saludos

Deja una respuesta