La ropa de hostelería cada vez más moderna

La ropa de hostelería cada vez más moderna

ropa hosteleria

Cualquier sector se ha visto modificado en estos últimos años: han surgido muchos avances tecnológicos, nuevos materiales, nuevas formas de comunicarse, nuevas formas de consumir ocio, etc. El sector textil también ha cambiado: los equipos de protección individual (EPI) se han convertido en más seguros y más resistentes, se ha avanzado en impermeabilidad y ligereza, hay más tejidos transpirables, etc.

La hostelería se moderniza

Uno de los sectores que lo han notado más es la hostelería. Como bien se sabe, en la hostelería y la restauración hay mucho riesgo de mancha pero también mucha necesidad para ir impecable, pues no en vano es una garantía de higiene y que permite que la gente confíe en los profesionales que están a su servicio. Así pues, ¿cómo podríamos decir que la ropa de este sector se ha modernizado? Pues fijándonos en algunos detalles:

1. Tejidos más fáciles de lavar: los avances en materia de tejidos han hecho que cada vez sean más fáciles de lavar. Con ello nos referimos sobre todo en el hecho de que las prendas son cada vez más ligeras y con tejidos que tiene propiedades que permiten un secado rápido sin apenas planchado posterior, lo que permite la frecuente renovación. Si se trabaja en una cocina ya se sabe que una de las peores cosas no son precisamente las manchas, sino el olor a comida que se queda impregnada en la ropa. Por eso es muy cómodo que sean fáciles de lavar y secar, ya que así se pueden lavar prácticamente a diario.

2. Tejidos más transpirables: siguiendo la pauta anterior, cada vez hay más tejidos que permiten una mayor transpiración, muy útil para evitar que las manchas de sudor impregnen la ropa. Si se trabaja de cocinero o camarero en un bar o restaurante es muy habitual que en determinadas horas del día se esté a tope de trabajo y sudando la gota gorda. Si se favorecen tejidos transpirables y que además se puedan lavar y secar bien, este se convierte en un problema menos a tener en cuenta.

3. Más colores: otra cosa que se destaca de la ropa de hostelería actual es que cada vez hay más colores. Atrás quedan el blanco y el negro típicos: a día de hoy la imagen corporativa de un local puede ser de cualquier color que nos imaginemos, y lo mismo pasa con los complementos: servilletas, manteles, logotipos, etc.

4. Y también más variedad, en el sentido que ya no hay una forma única de ropa. Antiguamente la mayoría de cocineros o camareros vestían siguiendo unos mismos patrones, tanto de tipo de ropa como de colores. Ya hemos dicho que los colores han cambiado, pero el tipo de ropa también. Si entramos en un local y vemos todos los camareros con tejanos anchos dando una estética moderna, ya no nos sorprenderá tanto como años atrás. La mayoría de veces se acepta un toque de informalidad para dar aire de modernidad y actualidad, de acuerdo con los gustos actuales de los consumidores.

Deja una respuesta