Guantes impermeables para muchos usos

Guantes impermeables para muchos usos

Existen muchos tipos de guantes, ya sean para uso laboral o no. Normalmente tiene varios usos, pero se podría resumir con una palabra: protección. Nos protegen de altas o bajas temperaturas, de contaminarnos, de manipular objetos cortantes o transmisores de corriente o también incluso de las posibles manchas, como los guantes que se usan en las peluquerías para teñir el pelo de los clientes.

Usos de guantes impermeables

Los guantes impermeables nos ayudan en muchas funciones y tareas. Ejemplos:

Uso deportivo: son muchos los deportes que requieren uso de guantes. En algunos casos se trata simplemente de no permitir que se nos hieran las manos (un ejemplo muy claro sería el ciclismo o las regatas deportivas en donde se debe remar: sin guantes que nos protejan las palmas de las manos en seguida se nos harían duricias o se levantaría piel). Los guantes impermeables también están presenten en algunos deportes, y muchas veces son incluso requisitos indispensables en las carreras de montaña.

Uso laboral: desde laboratorios a supermercados, ya que por ejemplo las personas que manipulan comida deben llevar guantes impermeables. Normalmente los guantes que tienen función laboral vienen determinados por un normativa europea, que será de obligado cumplimiento si estos guantes tienen condición de EPI (equipo de protección individual)

Características de los guantes impermeables:

– Buen diseño: pensados para adaptarse lo mejor posible a la mano que lo lleva, los guantes deben tener un diseño que permita llevarlos cómodamente y estar seguros que cumplirán con su cometido.

– Transpirables: un guante impermeable que no sea transpirable te hará sudar la mano. Imaginaros poneros durante mucho rato un guante de cocina de estos clásicos: son rígidos y no transpiran. Para una determinada tarea pueden servir, pero no son la mejor opción en la mayoría de los casos.

– Ligeros: el peso será importante en muchos ámbitos. Aunque si bien es cierto que a más ligereza mayor es el precio, en determinados casos vale la pena invertir en unos buenos guantes impermeables.

– Tallas: se tiende a pensar que los guantes suelen ser de talla única, pero la verdad es que es muy importante fijarse bien en esto y no comprar ni usar guantes que nos aprieten mucho o nos vayan muy holgados.

– Capas: los guantes impermeables suelen tener un mínimo de dos capas (los hay que incluso más). El principal objetivo es tener una primera capa que controle la temperatura y una segunda capa exterior impermeable.

– Deben ser homologados si así fuera necesario. Recordad lo que hemos dicho de los EPI. Existen pruebas oficiales para determinar el grado de impermeabilidad de un tejido.

– Por último, si fuera necesario también deberíamos fijarnos en que algunos de ellos tienen zonas antideslizantes, normalmente ubicadas en los dedos o la punta de los dedos. Esto nos permite una mayor concreción a la hora de sujetar o manipular objetos

Estas características no se cumplen normalmente todas juntas, sino que cada guante está pensado para una u otra función. Según nuestra necesidad optaremos por una opción u otra.

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Deja una respuesta