Guantes: características y mantenimiento

Guantes: características y mantenimiento

guantes 2-min

Se avecina el final del verano, regresó al trabajo y llega el momento de revisar los equipos de protección individual. Hoy queremos hablaros de los tipos de guantes que podemos usar en función de la profesión, así como sus características.

Los guantes como equipo de protección individual (EPI) son fundamentales en determinadas profesiones para aislar, eliminar o alejar el riesgo del trabajador, a la vez que protegerlo en todo momento. A la hora de escoger los más apropiados, no podemos dejar a un lado la comodidad. Aquellos profesionales que trabajan con sus manos y requieren un cierto tacto, deben sentirse cómodos y protegidos, sin que se entorpezca su tarea.

En el post de hoy, vamos a profundizar en los siguientes riesgos:  mecánicos, térmicos, químicos y biológicos. Existen muchos más riesgos, pero vamos hablaremos de los los guantes que necesitamos para proteger contra estos riesgos en concreto o bien para una combinación de ellos.

Antes de continuar, tenemos que saber que este EPI se determinan en función del nivel de prestación. Estos niveles consisten en número que indican unas categorías o rasgos de prestaciones.

Guantes contra riesgos mecánicos

Estos riesgos están tipificados como aquellos que producen cortes, contusiones o golpes por objetos desprendidos o proyectados. Por norma general, estos riesgos se ocasionan en profesiones que impliquen manipulación de herramientas manuales o maquinaria, como fresadoras, lijas, taladros, etc., así como la conducción de vehículos tipo grúas o puentes de grúas.

Guantes contra riesgos térmicos

Estos protegen de temperaturas extremas, ya sea calor o frío. Estos riesgos se ocasionan en entornos donde se trabajan con llamas o se requiere resistencia al calor por ejemplo en un incendio. Pero también en ambientes extremadamente fríos, como es el caso de cabinas refrigeradas.

Guantes contra productos químicos y biológicos

Los riesgos químicos y biológicos son más comunes de lo que pensamos. Desde las tareas de limpieza de sanitarios o de limpieza del hogar. En ambos, se usan fuertes productos químicos que pueden dañar las manos y producir intoxicaciones, así como riesgos biológicos que se encuentran en los residuos.

El cuidado de los guantes

Los EPI de trabajo deben de cuidarse para que estén a punto siempre que tengamos que usarlos.

Tenemos que comprobar periódicamente si están rotos o tienen algún agujero, intentar repararlo si es posible o sustituirlos por unos nuevos.

En cuanto a los guantes de protección contra los productos químicos, estos requieren una especial atención, deberá establecerse un calendario para la sustitución periódica de los guantes, con el fin de garantizar que se cambien antes de ser permeados por los productos químicos. Tenemos que tener en cuenta que la utilización de guantes contaminados puede ser más peligrosa que el hecho de no usarlos, debido a que el contaminante puede irse acumulando en el material componente del guante y penetrar en la piel.

Por otro lado, los guantes de cuero, algodón o similares, deberán conservarse limpios y secos por el lado que está en contacto con la piel. En cualquier caso, los guantes de protección deberán limpiarse siguiendo las instrucciones del proveedor.

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Deja una respuesta