Ergonomía Industrial: la ciencia del trabajo

Ergonomía Industrial: la ciencia del trabajo

En ocasiones cuando hablamos de la prevención de riesgos laborales solemos hacerlo como un todo, sin distinguir entre las distintas ramas que la conforman y se ocupan de los distintos aspectos preventivos. Una de estas especialidades es la ergonomía industrial, a la que podemos definir como el diseño y adaptación del trabajo al hombre, el estudio del trabajo y su medida.  Su origen etimológico así nos los indica ya que proviene de los términos griegos «ergo» que significa trabajo y «nomos», que significa norma. Es por lo tanto una disciplina científica y técnica de carácter multidisciplinar que abarca elementos de fisiología, psicología e ingeniería. La premisa en la que se basa es que una mala adaptación de las condiciones de trabajo al trabajador pueden causar dolor y agotamiento, y con ello una bajada de la productividad y aumento de la posibilidad de accidentes laborales. Se trata de encontrar el equilibrio y alcanzar la eficiencia a través de la seguridad y salud del trabajador, diseñar  los puestos y herramientas de trabajo de manera que exista una adaptación entre éstos y el individuo.

En el  Estatuto de los Trabajadores se recoge la obligación de «tener en cuenta el principio general de adaptación del trabajo a la persona, especialmente de cara a atenuar el trabajo monótono y repetitivo en función del tipo de actividad y de las exigencias en materia de seguridad y salud de los trabajadores. Dichas exigencias deberán ser tenidas particularmente en cuenta a la hora de determinar los periodos de descanso durante la jornada de trabajo», continuando la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales con la necesidad de «adaptar el trabajo a la persona, en particular en lo que respecta a la concepción de los puestos de trabajo, así como a la elección de los equipos y los métodos de trabajo y de producción, con miras, en particular, a atenuar el trabajo monótono y repetitivo y a reducir los efectos del mismo en la salud…».

En desarrollo de este marco normativo general relacionado con la ergonomía industrial, existen normas específicas atendiendo a los riesgos más importantes derivados de las condiciones ergonómicas, aquellas actividades que puedan presentar un impacto más directo en la salud debido a las condiciones ergonómicas de trabajo.  Por ejemplo, uno de los riesgos más importantes que ha sido objeto de una norma específica por las consecuencias para salud que acarrea, es la exposición continuada a vibraciones, ya que puede ocasionar molestias y malestar, disminuir el sentido del tacto, interferir en el agarre y aumentar el riesgo de sufrir trastornos musculoesquelécticos y vasculares. Pensemos por ejemplo en aquellos trabajadores que utilizan continuamente un martillo hidráulico o están subidos durante toda o gran parte de su jornada laboral en la cabina de una máquina que produce vibraciones.  Estos riesgos se recogen en el Real Decreto 1311/2005, de 4 de noviembre, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores frente a los riesgos derivados o que puedan derivarse de la exposición a vibraciones mecánicas. En él se establecen los valores máximos de vibraciones permitidas al sistema mano-brazo y al cuerpo entero y se recoge la obligación general de seguir el sistema de prevención que consiste en:

  • Evitar el riesgo
  • Evaluar el riesgo que no se pueda evitar
  • Combatir el riesgo en su origen

 

Productos ergonómicos laborales

 

TIPOS DE PRODUCTOS ERGONÓMICOS

Parte esencial de esta prevención de riesgos ergonómicos consiste en, además de adaptar las técnicas de trabajo y la maquinaria para que produzcan el menor impacto negativo posible en el trabajador, la utilización de productos ergonómicos: equipos que se adaptan a las condiciones ergonómicas del usuario mitigando los efectos negativos que puede producir la tarea sobre la salud. Entre los más utilizados podemos encontrar:

Guantes antivibraciones: diseñados para mitigar las vibraciones producidas por máquinas neumáticas y herramientas eléctricas, previniendo inflamaciones en los músculos del brazo provocadas por vibraciones, trabajos repetitivos y lesiones en la muñeca.  Diseñados con partes acolchadas, ofrecen además protección contra riesgos mecánicos y son muy resistentes al rasgado y a la abrasión. Existen modelos que dejan la mitad de los dedos al descubierto ofreciendo mayor precisión y que se pueden utilizar cuando no haya riesgo de corte.

Cinturones antilumbago y antivibración: permiten al trabajador realizar sus tareas de forma cómoda al mismo tiempo que protegen la zona lumbar de esfuerzos y posturas inadecuadas, ofreciendo una sujeción que contribuye a mantener la espalda recta y en una postura correcta, mitigando además los efectos nocivos de la exposición a vibraciones. Están fabricados en tejidos cómodos y transpirables en variedad de tallas para permitir un juste perfecto a la cintura del usuario, y su utilización es de uso común cuando se utilizan martillos neumáticos y en la manipulación manual de cargas.

Rodilleras de trabajo: suelen estar fabricadas con una espuma densa y cómoda, muy resistente, que proporciona protección contra golpes, contusiones y otras lesiones derivadas de realizar tareas en la misma postura durante largos periodos. Se consideran equipos de protección individual y podemos encontrar modelos para pantalón, que se introducen en los bolsillos a la altura de la rodilla con los que cuentan algunos modelos de pantalones, y los modelos con ajustes, que cuentan con tiras para colocarlas y ajustarlas directamente en la rodilla. Los materiales pueden ser foam, caucho o gel, según el nivel amortiguación y resistencia.

De esta forma, el ciclo que busca conseguir la aplicación de estos principios de ergonomía industrial es: salud y seguridad-fiabilidad, calidad-productividad y eficacia-satisfacción en el trabajo y desarrollo personal, estando todos estos elementos directamente relacionados entre sí. Minimizar los riesgos mediante el uso de elementos de protección en este tipo de tareas se hace imprescindible para conseguir un ambiente de trabajo satisfactorio y que no suponga un peligro para la salud del trabajador.

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Deja una respuesta