Equipos de protección respiratoria: una parte vital en la prevención de riesgos

Equipos de protección respiratoria: una parte vital en la prevención de riesgos

 

Uno de los equipos de protección individual más importantes es aquel que protege al trabajador de la inhalación de sustancias nocivas que pueden comprometer gravemente la salud de su aparato respiratorio. La protección respiratoria es un elemento crucial a la hora de evitar enfermedades derivadas de la exposición continuada a agentes externos nocivos como polvo, gases, partículas o atmósferas con déficit de oxígeno. Estos equipos de protección individual respiratoria impiden que los contaminantes lleguen al organismo a través de esta vía y en el caso de los equipos de respiración autónomos aportan el oxígeno que falta en la atmósfera. Su regulación se encuentra, además de en la Ley de prevención de Riesgos Laborales, en el Real Decreto 773/1997 sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la utilización por los trabajadores de equipos de protección individual.

TIPOS DE EQUIPOS DE PROTECCIÓN RESPIRATORIA

Mascarillas autofiltrantes:  son los elementos de protección respiratoria más básicos, cubren boca y nariz  y empiezan con la nomenclatura FFP seguido de un número (1, 2 o 3) que indica su nivel de eficacia de filtración y resistencia a la saturación. Existen mascarillas con filtro o sin él, y su utilización se suele recomendar para protegerse de polvos, humos, olores… según el nivel de exposición a estos elementos se elegirá una u otra con un nivel de protección acorde. Así, podemos establecer con carácter general el uso de mascarillas FFP1 para polvos no tóxicos y actividades como bricolaje, las mascarillas FFP2 para exposición a partículas finas y tóxicas, virus gripales, o fibras de abestos, y las mascarillas FFp3 para protegerse de partículas muy finas y tóxicas, amianto, virus y hongos o trabajo en industria química.

Semimáscaras:  son equipos de protección respiratoria más complejos que cubren boca y nariz de igual forma que las mascarillas pero a las que se les pueden acoplar distintos tipos de filtros homologados según la necesidad de protección y los agentes a los que estemos expuestos. Un paso más en la protección serían las máscaras completas que además de proteger nariz y boca protegen los ojos al cubrir la cara por completo. En este tipo de equipos de protección de semimáscaras o máscaras completas con filtro la diferencia la marcan estos últimos, ya que según el riesgo al que se vea expuesto el usuario se utilizarán de un tipo u otro.

Si se necesita protección contra partículas y aerosoles utilizaremos los filtros cuya nomenclatura comienza con la letra P y se identifican con un código de color blanco. Según el nivel de protección que se precise, se dividen en filtros para partículas y aerosoles de clase P1, P2 y P3 siendo el nivel P3 el más alto. En el caso de que el riesgo al que se expone el usuario sean gases y vapores es necesario hacer una distinción entre los de tipo orgánico e inorgánico, y otros gases y vapores que por sus particularidades químicas necesitan filtros específicos.

  • Los filtros que protegen contra los de tipo orgánico comparten código de color marrón y se distinguen con la letras AX si el punto de ebullición de estos gases es menor a 65º y con la letra A si es superior, subdivididos a su vez en A1, A2 y A3 según el nivel de protección.
  • Los filtros para gases inorgánicos tienen la nomenclatura con letra B y color gris como código, y según el nivel de protección existen los niveles B1, B2 y B3.
  • Para amoniaco y derivados son necesarios los filtros específicos marcados con letra K y código de color verde.
  • El dióxido de sulfuro precisa filtros con letra E y código de color amarillo.
  • El marcado NO indica protección contra contra gases nitrosos y se distingue por el color negro.
  • El filtro marcado con las letras HG protege contra vapor de mercurio y presenta la particularidad de tener una utilización máxima de 50 horas, y un código de color rojo.

filtros para mascaras elipse

 

Como en muchos casos la exposición a estos agentes es múltiple, es decir, el usuario no se expone a un tipo de partículas o gases de forma exclusiva sino que en su ambiente de trabajo están presentes varias, existen los filtros combinados que aúnan en el mismo filtro distintos tipos de protección de las que acabamos de ver. En ellos se combinan las nomenclaturas con letras y colores según las combinaciones que ofrezcan, por ejemplo, un filtro de tipo A2P3 ofrecerá protección alta contra partículas (P3) y protección media contra gases y vapores con punto de ebullición superior a 65º (A2).

Otro tipo de filtro combinado de uso muy común por el espectro de riesgos que cubre es el denominado filtro ABEKP3, que protege contra gases y vapores orgánicos (A) e inorgánicos (B), contra dióxido de azufre (E), amoniaco y sus derivados (K), y partículas (P).

Equipos de respiración: se utilizan en atmósferas con poco oxígeno o contaminadas ya que aportan oxígeno de forma autónoma al mismo tiempo que aíslan al usuario de estas condiciones nocivas.

Como conclusión, para elegir el tipo de equipo de protección respiratoria debemos identificar la actividad y el tipo de sustancias a las que vamos a estar expuestos y en consecuencia elegir un tipo de mascarilla, máscara y filtro, optando por el que ofrezca mayor protección en caso de duda y respetando los tiempos de uso y mantenimiento indicados por el fabricante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Deja una respuesta