Delantales cortos o delantales largos

Delantales cortos o delantales largos

Delantales cortos o delantales largosLos delantales, a lo largo de la historia, han servido para protegernos de diferentes peligros como contaminaciones o manchas. Se usan en muchos entornos laborales distintos, como por ejemplo las tiendas, los soldadores o, sobre todo, los cocineros y las personas que se dedican a la manipulación alimentaria.

Cuándo escoger delantales largos y cuando usar cortos

Escoger un delantal no es tarea fácil. La principal duda que se suele tener es si se escogen cortos o bien largos. Los delantales cortos digamos que serían aquellos que cubren solo la parte de abajo de nuestro cuerpo, es decir: de cintura hacia las rodillas, más o menos. En cuanto a los delantales largos, serían los que cubren una mayor parte del cuerpo, principalmente la zona del pecho.

Para ayudarnos en la decisión debemos tener en cuenta nuestro tipo de trabajo. Si tratamos con productos peligrosos o delicados (compuestos químicos, comida, etc.) entonces lo mejor será cogerlo largo. Un delantal largo ofrece más garantías a la hora de protegernos a nosotros mismos pero también ofrece mayor seguridad para que los alimentos o elementos/productos no se contaminen con nuestra ropa.

A parte de este tema, también hay algunos detalles más que deberemos tener en cuenta:

Material con el que está hecho el delantal: este factor vendrá determinado por el tipo de trabajo que realicemos, pero lo más habitual es que sean de algodón cuando se trata de cocina. Luego también hay delantales con una base de plástico o impermeables, de material duro y rígido para soldadores, con protecciones especiales para evitar radiación y contaminación, etc. En caso de du-da es muy importante preguntar bien, ya que nuestra salud laboral está en juego.

Lavados: según el material, será también importante informarnos de cómo se debe lavar el delantal. Algunos requieren cuidados especiales, mientras que otros son simplemente lavables en lavadoras y ya está. Deberemos saber los ciclos de lavados, las temperaturas y la resistencia.

Bolsillos: ¿necesitamos bolsillos? Si en nuestro día a día laboral usamos herramientas o tenemos la necesidad de guardar cosas en los bolsillos, entonces será mejor que compremos el delantal con bolsillos. Nos facilitará la organización y almacenaje.

Facilidad para atar: por último, deberemos fijarnos bien en cómo se ata o se cierra el delantal: lo más habitual en los de tela es que lleve unas cuerdas o tiras para ser atado por detrás.

Teniendo en cuenta todas estas cosas, estamos seguros que podréis escoger el delantal que mejor os convenga. Pensad que aunque sea largo o sea corto, lo más importante es que os sea cómodo llevarlo, ya que aunque su función principal sea la de protección, lo cierto es que poca acción hará si el delantal se nos cae o si nos va muy grande o si lo llevamos mal. Lo bueno es que también se pueden personalizar y así se da un toque corporativo en la empresa, ya sea imprimiendo el logo o bordándolo. Si trabajas con más gente también será importante bordar el nombre para que no se confunda.

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Deja una respuesta