¿Cómo limpiar la ropa de trabajo?

Después de todo un día llevando ropa sudada, con manchas o grasienta, toca hacer la colada. Pero no toda la ropa laboral es igual, por lo que cómo y con qué frecuencia lavar la ropa de trabajo depende de la profesión. Muchas veces es el propio trabajador el responsable de lavarla en su propia casa.

Si ese es tu caso, este artículo es para ti. Hoy veremos algunas pautas y consejos para lavar la ropa de trabajo en casa.

Símbolos de lavado de la ropa

Lo primero que debemos de tener en cuenta a la hora de lavar nuestro uniforme de trabajo es las indicaciones de lavado. Como es lógico, en función del tipo de ropa y de composición (algodón, elastano, poliéster…), el tipo de lavado varía. Como en cualquier prenda, encontramos en la ropa de trabajo una etiqueta con los símbolos que nos indicarán cómo lavarla adecuadamente.

En primer lugar, encontraremos un símbolo con la temperatura máxima a la que podemos lavar una prenda.

Gracias a los símbolos de la etiqueta podremos saber también si debemos lavar a mano la prenda o si podemos usar lavadora y, para el secado, secadora.

En cuanto al planchado, el símbolo de una plancha indica que es posible planchar la prenda. Cuantos más puntos contenga la plancha (de uno a tres), a mayor temperatura se podrá planchar la ropa. El símbolo de una plancha tachado significa que la prenda no se puede planchar.

Lavado industrial de la ropa laboral

Algunas prendas aceptan el lavado industrial. Se trata de la ropa que responde a la norma EN 15797: ropa multirriesgos y ropa de trabajo de alta visibilidad, para cuya limpieza se suele necesitar el lavado profesional. La norma EN 15797 describe cómo debe ser lavada y secada esta ropa, así como los productos adecuados para ello.

Como vemos, la etiqueta nos ofrece unas pautas generales para saber cómo (y cómo no) lavar una prenda. Sin embargo, hay otras recomendaciones que debemos tener en cuenta y aplicar en nuestro día para conservar nuestra ropa laboral más limpia por más tiempo.

Consejos para limpiar la ropa que usamos en el trabajo

En la web especializada de lavado de ropa Sosnet nos podemos encontrar algunos trucos sencillos para poder aplicarlos y obtener así mejores resultados. Aquí os mostramos algunos:

  • En primer lugar, separar la ropa sucia del trabajo en un cesto a parte. De esta forma, nuestra ropa ordinaria y la de nuestra familia no se mezclará con la ropa de trabajo. Si hay varias personas en la casa que usen ropa específica para trabajar se pueden poner en el mismo cesto (siempre y cuando no tengan propiedades muy diferentes ni, obviamente, contengan elementos tóxicos).
  • Además de separar la ropa en el cesto, también es aconsejable lavar la ropa por separado. Es decir, hacer una lavadora solamente con ropa de trabajo. Si no está llena y queremos añadir algunas prendas de nuestro día a día, será mejor que sean prendas no delicadas, como trapos de cocina.
  • En algunos casos es recomendable usar guantes para manipularla. Esto dependerá del tipo de trabajo tengamos y de los productos que tengamos que utilizar para el lavado de la ropa.
  • Se recomienda que antes de lavarla se deje en remojo: eso servirá para ir reduciendo la suciedad incrustada e ir reblandeciendo las manchas. En caso de haber muchas manchas y de difícil tratamiento, la mejor opción es aplicar un quita-manchas previo (los más comunes son los de roll-on, que se aplican directamente sobre la mancha).

Lavar la ropa blanca de trabajo

Muchas profesiones requieren ir vestidos de blanco. Esto suele ser porque, por ejemplo, en algunos casos está relacionado con la higiene (cocineros o médicos) y en otros con elegancia o pureza. En cualquier caso, limpiar la ropa blanca suele ser siempre un problema pues las manchas se empiezan a notar enseguida y cuesta mantener el color blanco puro.

Algunos consejos para tratar nuestra ropa de trabajo blanco son:

  • Usar agua fría, ya que el agua caliente tiende a incrustar aún más las manchas. Si se quiere se puede hacer luego un lavado en caliente, pero siempre es mejor empezar por frío.
  • Evitar el uso de lejía: aunque es verdad que la lejía deja un blanco más blanco, la verdad es que no es buena opción, ya que lo que se está haciendo es usar un producto tóxico que no solo daña la prenda a la larga sino que además puede provocar problemas de salud a quien la use (como irritación en la piel). Como alternativa se puede usar el bicarbonato de sodio.

En el presente artículo hemos podido ver algunas recomendaciones para mantener y lavar nuestra ropa de trabajo. Aunque lo que hemos dicho aplica a la ropa de trabajo en general, siempre habrá especificaciones según el tipo de trabajo realizado. Por ello, es importante conocer las indicaciones de la ropa de cada actividad.

Esperamos que estos consejos te sean útiles para tratar y conservar en buen estado tu ropa laboral.

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Esta entrada tiene un comentario

  1. LAURA GALLEGO

    Siempre se me ha dado fatal lo de limpiar la ropa. Siempre termino cometiendo errores garrafales y estropeando la ropa. Tendré muy en cuenta tus consejos sobre como limpiar la ropa blanca, que por lo general son las prendas más delicadas. Muchas gracias por toda tu ayuda!

Deja una respuesta