Cómo convencer a tu jefe que la PRL es una inversión

Fuente: preventionworld.com

Desde el portal Areaseys, Consultoría y software de Prevención de Riesgos Laborales, plantean unas recomendaciones de cómo podemos realizar estas propuestas y conseguir nuestros propósitos sin tratar de no darle muchas vueltas.

Cómo convencer a tu jefe que la PRL es una inversión

¿Qué pasa por nuestras cabezas cuando surge una idea o proyecto de prevención de riesgos laborales y tenemos que presentárselas a nuestro superior? Pasamos de la satisfacción a la inquietud sólo por el hecho de no saber cómo llevar a cabo una estrategia que convenza. Cuando mejor presentes tus propuestas más aumentarás las probabilidades de éxito:

1. No presentes la idea, vende el proceso. Importa el qué, la idea, pero no más que el cómo. Consigue que tu jefe participe desde el inicio, busca apoyos desde la semilla inicial. Es imprescindible que identifiques tanto a las personas que pueden empujarte durante el proceso como las que te lo pueden tumbar.

2. Planifica durante el año, no en Diciembre. Si sólo te reúnes con tu jefe una vez al año para ver qué podéis hacer en esto de la prevención de riesgos laborales los próximos 12 meses, debes tener en cuenta que la gestión de la seguridad y salud se practica y se vende durante todos los meses y todos los días. No esperes hasta el trámite del procedimiento, esta parte sólo debe suponer el compromiso final. Piensa en ocasiones más idóneas para envolver el proceso del punto: una café, una comida…

3. Cuida la comunicación.  Puede parecer obvio, pero el estilo de comunicación debe adaptarse al interlocutor. Cuando hables de un tema por primera vez, sé conciso y breve en el mensaje inicial, para captar la atención. Posiblemente es mejor empezar por presentar la solución antes que hablar del problema.

4. Mejor una pregunta de más, que una respuesta de menos. No improvises cuando presentes un proyecto, prepara la entrada inicial, el argumentario… y  todas las posibles preguntas que te puedan lanzar. Para cada posible obstáculo, ten lista una salida. Apóyate en números o experiencias de otras empresas del sector.

5. Equilibrio entre lo negativo y lo positivo. Si al hablar de prevención de riesgos laborales siempre tienes presente el argumento legal, la multa, la sanción, etc es posible que tu discurso esté muy polarizado. Debes encontrar un equilibrio adecuado entre las ventajas que aporta tu proyecto y todo lo malo que evita. Lamentablemente, siempre pensamos que las desgracias sólo les ocurren a los demás, por ello buscar casos de éxito que refuercen tu idea.

6. Insiste y persiste. No siempre tus sugerencias serán aceptadas a la primera, y no por ello debes renunciar a volver a presentarlas. Al contrario, aprende y mejora. Posiblemente no existen malas ideas, pero sí momentos, lugares y/o métodos no oportunos para llevarlas a cabo.

Para finalizar si tus argumentos van respaldados con datos y hechos seguramente habrás conseguido transmitir a tu jefe que  “invertir el prevención es rentable”. Para lo tangible, sólo a hay una escala. Para lo intangible, hay tantas escalas como percepciones posibles de la realidad y el riesgo.

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Deja una respuesta