Combatir el calor en el trabajo

Combatir el calor en el trabajo

calor en el trabajoAunque estemos a finales de verano, parece ser que el calor nos acompañará un poco más, y que compensará con los días lluviosos que ha hecho en los últimos dos meses.

Trabajar en verano puede estar muy bien, pero se debe vigilar: un exceso de calor en nuestro lugar de trabajo puede provocar bajo rendimiento o algún accidente. Eso pasa generalmente porque nuestro cuerpo absorbe el calor y genera que se caliente el organismo, y según los factores personales de cada uno puede resultar un problema.

Cómo superar el calor en el trabajo

Otro problema generado por el exceso de calor es lo que se denomina “estrés térmico”, que se presenta mayormente en trabajos al aire libre como la agricultura o la construcción. Algunos efectos que producen las altas temperaturas son, por ejemplo, erupciones en la piel, quemaduras, calambres, agotamiento o deshidratación (por eso es recomendable tener siempre a mano una botella de agua e ir bebiendo cada cierto tiempo para que el cuerpo recupere el líquido que se ha perdido con el sudor.

El golpe de calor

El golpe de calor es uno de los problemas más comunes de las personas expuestas a altas temperaturas. Se produce cuando el cuerpo supera los 40,6 grados y ha llegado a ser mortal entre el 15% y el 25% de los casos.

Síntomas:

• Síntomas generales: temperatura interna muy alta, taquicardia, respiración rápida, cefalea, náuseas y vómitos.
• Síntomas cutáneos: piel seca y caliente y ausencia de sudoración
• Síntomas neurosensoriales: confusión y convulsiones, pérdida de consciencia y pupilas dilatadas.

Factores de riesgo:

• Estar expuesto a temperaturas muy altas o también en ambientes donde la humedad relativa sea alta.
• Estar en un sitio donde no haya ventilación o la que hay sea escasa. Si hay ventanas, intentad que estén abiertas para que corra un poco el aire, así la sensación de calor será más baja, ya que ayudará, entre otras cosas, a la evaporación de la sudor.
• Estar expuestos directamente a los rayos que desprende el sol.

En caso de que un trabajador sufra un golpe de calor, se deberá actuar rápidamente colocándolo en una zona de sombra e intentar que se duche con agua fría lo antes posible (atención: no debe utilizarse agua más fría de 15º) o cubrirlo con toallas húmedas para que el cuerpo se enfríe. Se le debe dar de beber agua fresca y contactar con un médico lo antes posible.

Es muy importante que el responsable de los trabajadores tenga en cuenta todos estos factores. Debe, por ejemplo, ayudar en la subministración de agua fresca si los propios trabajadores no pueden acceder a ella con regularidad. Tampoco debería permitir que se hagan grandes esfuerzos de larga duración si se está expuesto al sol: se deben programar pausas periódicas para que puedan estar un rato en la sombra y recuperarse, y lo aconsejable una pausa cada hora. La ropa que se usa también es muy importante, ya que algunas no permiten la transpiración y eso conlleva al aumento de la sensación de calor.
Lo mejor es intentar hacer los trabajos intensos en las horas de menos calor.

Información extraída de la guía “Trabajar con calor”, publicada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Deja una respuesta