5 EPIs esenciales para la protección ante el uso de productos fitosanitarios en la jardinería

5 EPIs esenciales para la protección ante el uso de productos fitosanitarios en la jardinería

Trabajar en la jardinería también requiere de un vestuario laboral apropiado para hacer frente a las diferentes tareas que se pueden desarrollar dentro del sector, como por ejemplo la de trabajar con sustancias fitosanitarias.

Pero no todo el personal de jardinería está cualificado para llevar a cabo estas acciones, porque no solo requiere de llevar la ropa de trabajo adecuada, sino que también debe poseer un carné para productos fitosanitarios homologado que le permita realizar dicha tarea.

Además del carné, es imprescindible que los trabajadores del sector tengan siempre presente estos 5 EPIs esenciales para la correcta protección ante el uso de productos fitosanitarios.

Es importante colocarse la vestimenta de protección fitosanitaria reglamentaria antes de manipular el producto en cuestión y hay que asegurarse de que esté homologada por la Comunidad Europea (CE).

Vestuario Jardinero Fitosanitarios

Los 5 EPIs esenciales para la correcta protección ante el uso de productos fitosanitarios son:

1.Traje protector

El traje deberá estar ajustado al cuello, cintura, muñecas y tobillos de la persona que vaya a llevar dicha indumentaria. De este modo, se impide la posible entrada de productos fitosanitarios por estas aberturas.

Existen diferentes tipos de trajes, pero el más adecuado para el uso de fitosanitarios es el traje de protección tipo 4, 5 y 6. Este traje está diseñado para ayudar a proteger a la persona de diferentes riesgos que pueden producirse a la vez durante una operación fitosanitaria: protege contra polvos sólidos peligrosos (tipo 5), salpicaduras ligeras de líquidos (tipo 6) y aerosoles líquidos a baja presión (tipo 4).

Aunque, para el caso de los fitosanitarios que operan con mochilas pulverizadoras, bastaría con un traje de protección tipo 4 y 6, para que le proteja tanto de aerosoles líquidos de baja presión como de salpicaduras ligeras.

2. Mascarilla para una correcta protección respiratoria

Existen dos tipos de equipos que permiten la protección respiratoria de la persona que esté en contacto con productos fitosanitarios. Por un lado, están los equipos aislantes, que se usan principalmente cuando se trabaja con productos altamente tóxicos y en forma de gas. En ese caso, la respiración se produce a través de equipos respiratorios autónomos y no autónomos.

En el caso de los equipos de protección respiratoria filtrantes, como las mascarillas, permiten que el aire que se inhala pase a través de un material filtrante que retiene el material contaminante.

Los tipos de filtros más apropiados para los fitosanitarios son:

  • Los de tipo A, un filtro químico de carbón activo que protege de vapores orgánicos con un punto de ebullición menor de 65 ºC.
  • Los de tipo B, que se encargan de la protección contra gases y vapores inorgánicos.
  • Los combinados, que protegen ante partículas (tipo P) y contra vapores y gases (tipo A y B). Estos suelen ser los más recomendados.

Aunque antes de usar ningún filtro, debes revisar la ficha de seguridad del producto en cuestión que vayas a usar y ahí te dirán qué tipo de filtro es el que mejor te protegerá frente a ese producto.

La clase de filtro indica la capacidad de filtración del producto y va de 1 a 3, de menor a mayor filtración. Para fitosanitarios, no se deben usar filtros de clase 1, como mínimo deben ser de clase 2.

Si se tiene que aplicar productos de partículas más sólidas, como en polvo o en grano, se utilizarán filtros contra partículas P2 o P3.

Si el producto es líquido y se aplica por pulverización, con formación de vapores orgánicos o inorgánicos, produciéndose aerosoles de mayor o menor diámetro de gota, se utilizará, respectivamente, el filtro A2B2P2 o el A2B2P3 como mínimo. Si además se necesita mayor protección contra los vapores orgánicos o inorgánicos, se usará un filtro A3B3P3.

En todo caso, siempre se debe revisar la ficha de seguridad del producto, ya que en ella se encuentra el tipo filtro que se debe usar.

A su vez, las mascarillas o medias máscaras autofiltrantes pueden ser:

a. Mascarilla de protección contra partículas

Se identifican con la notación FF seguida del tipo y clase de filtro. Por ejemplo, FFP2 o FFP3.

Estas mascarillas se utilizan cuando son fitosanitarios sólidos o en polvo y su contaminación no es elevada y no afectan a los ojos. También en campo abierto, donde el riesgo es menor.

La Norma EN 149:2001+A1:2010 indica que estos dispositivos pueden ser de dos
tipos: Reutilizables (R) o no reutilizables (NR). También pueden tener la notación “D” que indica que han superado el ensayo de polvo de dolomita y por ello ofrecen una mayor resistencia a la obstrucción del filtro, ofreciendo mayor comodidad respiratoria.

Estas mascarillas, en algunos casos, llevan válvula de exhalación, que ofrece mayor confort cuando el trabajo es intenso. También pueden llevar filtros con carbón activo, útiles para bajas concentraciones de vapores orgánicos.

b. Mascarilla de protección contra gases y partículas

Se identifican igualmente con las siglas FF seguidas del tipo y clase de filtro.

Dado que la mayoría de los fitosanitarios, al ser pulverizados, desprenden también gases o vapores, se deberían utilizar mascarillas autofiltrantes con filtros mixtos.

Descubre en nuestra tienda nuestro catalogo de productos de protección respiratoria.

 

3. Gafas y pantalla facial

¿En qué caso deberé usar gafas y en qué pantalla facial?

Deberás usar gafas de montura integral, homologadas por la CE, para el uso de productos fitosanitarios de tipo 3 (gotas de líquidos y salpicaduras) y de tipo 5 (gases y partículas de polvo finas).

Para el momento de la mezcla y carga de fitosanitario líquido, se usarán las de tipo 3, pero para la aplicación en forma de pulverización se deberán de usar las de tipo 5.

Cuando se trabaje con vapores, gases o polvo fino, deberán ser cerradas o ajustadas a la cara. Así se impedirá que el producto pueda introducirse y pueda dañar los ojos.

Su uso es especialmente recomendado durante las operaciones de mezcla o carga y en tratamientos de cultivos altos.

En caso de usar máscara, ésta sustituye a las gafas y mascarilla.

La pantalla facial ofrece protección de ojos y cara frente a salpicaduras que se puedan producir frontal o lateralmente, protegiendo el rostro de forma íntegra. En este caso, la protección es mayor que la de la gafa integral, pues esta solo protege la parte de los ojos frente a salpicaduras que procedan desde cualquier dirección.

Es por eso que se recomienda el uso de ambas protecciones, gafas y pantalla facial, para asegurar así la protección tanto de la cara como de los ojos.

4. Los guantes

Los guantes son la protección que las manos necesitan a la hora de trabajar con productos fitosanitarios y es importante que se lleven durante la manipulación del producto, sobre todo durante su mezcla y carga.

Es importante que estén correctamente homologados por la CE y que sean flexibles, ya que así permitirán que se cojan de forma firme los envases y se ajustarán a las dimensiones de las manos de la persona. Se aconseja que midan mínimo 30 cm y que posean un grosor mínimo de 0,5 mm.

Los guantes deben quedar por dentro de las mangas del traje para garantizar que el producto fitosanitario no toca la piel en ningún momento. Los más apropiados son los de nitrilo o neopreno.

Por otro lado, no es adecuado el uso de guantes de látex finos desechables ni de guantes de cuero o de cualquier otro tejido, ya que no protegen del riesgo químico en caso de contaminación.

Si el guante está cubierto de textil en su interior, este absorberá el líquido y el riesgo de penetración en la piel será mayor.

Además, los guantes destinados a un uso fitosanitario llevarán la señalización de protección tóxica de forma visible y reconocible.

Después de su uso, se lavarán los guantes, por dentro y por fuera, poniéndolos a secar con los dedos en alto.

Descubre en nuestra tienda nuestro catalogo de guantes.

5. Bota alta de protección química

Es el calzado recomendado frente al uso de fitosanitarios. Estas botas deben llevar el símbolo de alta protección química y se caracterizan por no llevar ningún material textil en su interior, ya que esto haría retener los líquidos y aumentaría la penetración del producto a través de la piel.

La norma UNE-EN 13832 prevé dos niveles de calzado de protección frente a riesgo químico:

  • De baja resistencia, según UNE-EN 13832-2. Para contacto con producto pulverizado.
  • De alta resistencia, según UNE-EN 13832-3. Para contacto directo con el producto químico.

Para operaciones de pulverización de fitosanitarios es suficiente con el calzado de baja resistencia.

Además, el calzado resistente a productos químicos puede o no incluir tope de seguridad. Por lo tanto, además de cumplir con los requisitos de esta norma, deberá, en función del tipo de calzado de uso profesional seleccionado, cumplir con los requisitos básicos indicados en las normas UNE-EN ISO 20345 (tope de 200 J), UNE-EN ISO 20346 (tope de100 J) y UNE-EN ISO 20347 (sin tope).

La elección adecuada dependerá del tipo de trabajo y si existe riesgo o no contra impactos.

 

Protección Fitosanitario Epis

Estos 5 EPIs son el kit esencial referente a la indumentaria a la hora de prevenir cualquier riesgo laboral a la hora de trabajar con productos fitosanitarios.

Es por ello que siempre hay que seguir las normas de seguridad marcadas por el producto fitosanitario que se vaya a usar y utilizar la vestimenta apropiada para una adecuada protección, además de una correcta higiene después de usar dichos productos.

 

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Deja una respuesta