28 de abril: Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

28 de abril: Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

El próximo día 28 celebramos el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo (SST) una fecha para reflexionar sobre la importancia del fomento de la cultura de la prevención y de la seguridad en el ámbito laboral. De forma paralela a esta conmemoración, las organizaciones sindicales a nivel internacional eligen también esta fecha para rendir homenaje a las víctimas de los accidentes laborales y las enfermedades profesionales.

La celebración de este día se remonta al año 2003 en el marco de la Conferencia Internacional del Trabajo y la celebración de un debate acerca de las actividades normativas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que marcó un antes y después en la estrategia global en materia de seguridad y salud en el trabajo. En las conclusiones de dicha conferencia se hace hincapié en la necesidad de realizar actividades de información y sensibilización (como este día de conmemoración) dirigidos a la población general y que pongan de manifiesto la importancia de adoptar sistemas de seguridad y salud eficaces y que contribuyan también a la creación de conciencia social en materia de prevención.

El pasado año 2020 el tema central de este día consistió en la problemática de la violencia y el acoso en el ámbito laboral y de qué forma supone una problemática en ocasiones poco abordada para la salud y bienestar de los trabajadores. La temática de este año está marcada por la pandemia, ya que hemos visto con la crisis del COVID-19 cómo la adopción de medidas sin precedentes en materia de seguridad y salud en el trabajo se ha convertido en una cuestión de salud pública y vidas humanas, transcendiendo el mero ámbito laboral. También ha puesto de manifiesto las debilidades estructurales en materia de prevención y cómo la falta de previsión o de materiales adecuados puede suponer un grave peligro en los puestos de trabajo y con repercusión en todos los ámbitos.
De igual forma hemos asistido a cómo la reorganización del trabajo y las relaciones laborales han intentado mitigar el impacto económico de la pandemia pero han creado riesgos sociolaborales nuevos, y cómo la adopción estricta de medidas de seguridad y salud en el trabajo, con materiales y protocolos adecuados que minimicen el riesgo, es la única vía para mantener la actividad económica y asistencial. Por todo esto la conmemoración de este año que nos propone la Organización Internacional del Trabajo lleva como título «Anticiparse a las crisis, prepararse y responder. Invertir hoy en sistemas resilientes de seguridad y salud en el trabajo». Es necesario, como señalan desde la OIT y desde los órganos competentes a nivel nacional, mantener una actitud proactiva y de previsión adelantándose a las crisis y minimizando riesgos derivados de la actividad laboral.

Prevencion riesgos laborales

Así, si hay un elemento clave en la gestión de la seguridad y salud en el trabajo, este es el de la prevención: la creación de las condiciones adecuadas para evitar o minimizar el riesgo de que se produzcan accidentes y enfermedades. Parte importante de la creación de estas condiciones pasa por contar con materiales adecuados para el desarrollo de la actividad laboral, como son:

  • Vestuario Laboral: no solo es una cuestión de uniformidad o de mantener una estética determinada en el puesto de trabajo. El vestuario es la primera barrera de protección y de su calidad y adecuación dependen la comodidad y seguridad de los trabajadores.
  • Calzado: es muy importante contar con un calzado cómodo y adecuado para soportar las jornadas de trabajo y no sufrir daños o desarrollar patologías en el pie.
  • Protección respiratoria: imprescindible en entornos industriales y de contacto con sustancias nocivas. Además la lucha contra el coronavirus ha convertido la utilización de mascarillas en algo cotidiano.
  • Guantes: tanto por higiene como por prevención de daños en las manos, son un material vital en los puestos que implican trabajo manual.
  • Protección facial y auditiva: su utilización es obligatoria en entornos laborales donde se precisen dispositivos de atenuación del ruido o exista riesgo de daños en cabeza y ojos por traumatismos o salpicaduras.
  • Equipos anticaída: la falta de utilización de estos equipos o su uso incorrecto están entre las principales causas detrás de las lesiones y los accidentes con resultado de muerte que se producen en actividades laborales que impliquen trabajos en altura.
  • Botiquines de primeros auxilios: obligatorios en todos los centros de trabajo, se utilizan en caso de que ocurran percances leves que no requieran atención médica o como medida de primera asistencia mientras llegan los servicios sanitarios. Su contenido, sobre el que suele existir cierta confusión, está regulado en el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril (anexo VI. A3) y consiste en desinfectantes y antisépticos autorizados, gasas estériles, algodón hidrófilo, venda, esparadrapo, apósitos adhesivos, tijeras, pinzas y guantes desechables.

Desde Naisa queremos unirnos a la conmemoración de este día de concienciación y recordamos la importancia de protegernos de forma adecuada en nuestro puesto de trabajo. Una correcta gestión de la seguridad y salud en el trabajo conlleva numerosos beneficios tanto para el trabajador como para la empresa, mejorando la calidad de vida del trabajador y reduciendo los costes para la empresa derivados tanto de accidentes y enfermedades laborales como del incumplimiento de la normativa vigente.

Naisa.es - Ropa De Trabajo

Técnico PRL asesor en EPIs y vestuario laboral

Deja una respuesta